Noticias

El Control Biológico es un Importante Aporte  a la Seguridad y Soberanía Alimentaria en Bolivia

El control biológico es parte de la naturaleza por el cual el crecimiento poblacional de las especies “plaga” son reguladas por sus enemigos naturales. Asimismo, no genera resistencia  y tampoco supone una forma de dependencia del productor a esta biotecnología. Actualmente se aplican en miles de hectáreas usando equipos de tecnología de punta, asimismo es aplicado por los pequeños productores y campesinos. Es decir, se ha adaptado a las condiciones de los productores en sus diferentes estratos y con diferentes tecnologías.

Esta biotecnología desarrollada por PROBIOMA y distribuida por PROBIOTEC, aporta a la producción responsable y ecológica de muchos cultivos de importancia. Es así que con el control biológico se logrado sustituir  más de 210.000 litros de agroquímicos, y por otra parte se ha logrado cubrir una área de más de  285.000 hectáreas. Además el control biológico ha logrado proteger  más de 50 cultivos en diferentes ecosistemas, que son fundamentales en la dieta de los bolivianos.

Por otra parte, mediante el uso de microorganismos se está aportando a la biorremediación de suelos en proceso de desertificación, y/o suelos contaminados por la actividad minera, como es el caso del departamento de Oruro.

El aporte está hecho, lo que falta es la voluntad política del estado en todos sus niveles, para fortalecer estas iniciativas que son realidades y que puedan generalizarse para el desarrollo de industrias relacionadas con el ámbito de la producción de semillas libres, la medicina, farmacología, cosmetología, etc.,  que son sectores que impulsarán la investigación científica, generarán fuentes de trabajo, aportarán con el ingreso de divisas al país y apoyarán a la conservación de la biodiversidad y a la salud humana.

 

Productos nuevos

Abonos orgánicos: El Bocashi

Mantener las condiciones de fertilidad de los suelos, además de reponer lo extraído por los cultivos, es una  de las medidas clave en el proceso de conservación de suelos e imprescindible para la implementación del Manejo Ecológico de suelos. En esta perspectiva,  han trabajado durante mucho tiempo; investigadores, productores y extensionistas.  El objetivo fue, recoger la experiencia colectiva para difundir y reforzar las alternativas de abonamiento orgánico desarrolladas por productores a lo largo y ancho del mundo. Fruto de este proceso de rescate y revalorización es el Bocashi, un abono orgánico que de ser usado por los agricultores del lejano oriente, se ha convertido en una de las mejores alternativas para la fertilización orgánica, elaborada y recomendada en el mundo entero. Sus características de fácil elaboración y de alto contenido de nutrientes, tanto macro como micro nutrientes, además de su aporte en materia orgánica, hacen del mismo un excelente aliado del manejo ecológico de plagas.


En Bolivia, no son pocas las entidades que lo recomiendan, sin embargo el uso de este abono por parte de los productores, aún es reducido, dado que la costumbre del pequeño productor nacional radica principalmente en el uso de estiércol curtido, pocas veces se lo complementa con otras fuentes de materia orgánica.


Se esta desarrollando un proceso de capacitación y transferencia dirigido principalmente a transmitir experiencias y alternativas para el manejo ecológico de suelos y entre ellas se da una prioridad especial al uso del Bocashi. Pero no solo se trata de informar y capacitar en el uso, manejo y elaboración del producto, también hay que facilitar el acceso, pues en muchos casos el agricultor no tiene condiciones de elaborarlo. Por eso también se está trabando en la producción de bocashi con la finalidad de ponerlo a disposición de los productores que no podrían desarrollar producción propia. Todo con la mirada puesta, en que  es fundamental estimular la adopción de medidas conservacionistas en el manejo de suelos.